La Asociación Española de Gas Licuado (AGL) y la Asociación de Centros de Transformación de Vehículos (ASTRAVE) se han asociado para promover el importante papel del Autogas en la transición energética. Esta colaboración incluirá campañas conjuntas enfocadas al público en general y acciones coordinadas ante diferentes organismos de la administración. El objetivo es reivindicar la contribución que el GLP puede desempeñar a corto plazo como combustible alternativo en el camino hacia la descarbonización.

Según un estudio de AGL, una mayor penetración del Autogas ahorraría hasta 3,9 millones de toneladas adicionales de CO2 sólo en el transporte en 2030, lo que lo convierte en el sector con mayor potencial de reducción de emisiones de CO2. Este ahorro de emisiones, sumado al que se conseguiría en otros sectores como la industria o los hogares, permitiría un ahorro total de 6,4 millones de toneladas; o lo que es lo mismo, un 2,2% adicional para los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). Este plan establece una reducción de emisiones del 23%, mientras que desplegando el GLP a su máxima capacidad, esta disminución podría alcanzar el 25,2%.

Las ambiciones del PNIEC se alcanzarían, en gran medida, gracias a un mayor uso del Autogas, objetivo para el que es imprescindible la reconversión de motores, tal y como promueve ASTRAVE. Este sector recuerda que la adaptación de vehículos de gasolina y gasóleo a GLP es una alternativa más sostenible, económica e inmediata que la compra de vehículos nuevos; una afirmación apoyada en dos argumentos. Por un lado, la tecnología de conversión está consolidada y madura para ser implantada de forma inmediata, a diferencia de otras alternativas de transporte como los vehículos eléctricos o de hidrógeno, aún en proceso de desarrollo.

Por otro lado, y como razón principal, porque ayuda a reducir las emisiones de CO2 y partículas en comparación con otros combustibles fósiles; razón por la cual los vehículos de gasolina que cumplen la norma Euro 4 o superior, y los diésel que cumplen la norma Euro 6, al ser convertidos a GLP obtienen la etiqueta ECO.

Apostar de forma inmediata por la conversión a Autogas supondría que muchos de los vehículos que actualmente circulan por las carreteras españolas podrían estar contaminando, al menos, en torno a un 15 o 20% menos gracias a la instalación de un sistema bicombustible o dual. Por tanto, se generaría el mismo efecto que una renovación sustancial del parque automovilístico, sin necesidad de exigir un desembolso importante a los ciudadanos.

«Promoviendo la neutralidad tecnológica en el transporte, se facilita a los ciudadanos un acceso más democrático e igualitario a las diferentes alternativas de movilidad», ha declarado Javier Navarro, Presidente de ASTRAVE. «Casi tres de cada cuatro coches que hoy circulan por nuestras carreteras podrían reducir sus emisiones gracias al GLP, lo que tendría un efecto muy positivo mientras se terminan de desarrollar las tecnologías que marcarán la movilidad sostenible del futuro.

«Xavier Martínez, Presidente de la AGL, también comentó: «El autogás ofrece ventajas medioambientales, económicas y sociales que avalan sobradamente su uso en un contexto de transición como el actual. Lo impulsaremos con el mismo rigor y transparencia y ahora, de la mano de ASTRAVE, lucharemos por un marco favorable que permita que el bioGLP despegue definitivamente y sea una realidad más pronto que tarde, también para su uso en el sector del automóvil.»

Fuente: Asociación Gas Licuado

Leave A Comment